Seis Tácticas Para Criar Hijos Felices

Seis Tácticas Para Criar Hijos Felices

Facebooktwittergoogle_pluspinterestinstagramFacebooktwittergoogle_pluspinterestinstagram

Cuando se tienen hijos todo es desconocido. Es entrar a un universo con más dudas que certezas y con la incertidumbre constante de no saber si se está haciendo lo correcto. ¿Cómo saber cuál es la mejor manera de criar a nuestros hijos para que sean felices? Tal vez no podamos hablar de una sola forma por que cada niño y cada madre son un mundo distinto. pero seguro podemos reunir diferentes estrategias que nos ayudarán a ejercer una crianza positiva, afianzando la autostima de nuestros hijos.

Aquí te contamos 6 estrategias para que tomes nota y no te sientas solo en este proceso pedagógico de ser padres.

1. Socialización y autonomía desde edad temprana

Algunos padres, sobre todo, los primerizos, pecan a la hora de sobreproteger a sus hijos. Es lógico que existan miedos y que se sienta la necesidad de acompañarlos en todo momento, evitando riesgos y sufrimiento. A este tipo de crianza se le conoce como ‘helicóptero’, un término que fue utilizado por primera vez por el Dr. Haim Ginott en uno de sus libros, relatando cómo unos adolescentes le mencionaron que sus padres estaban sobre ellos como un helicóptero. Así, estar constantemente encima de tus hijos, puede entorpecer el desarrollo de habilidades de socialización y autoestima.

Cuando se está interviniendo en exceso, los niños pueden experimentar desconfianza y miedos, los cuales pueden extenderse a lo largo de su proceso de crecimiento. Una buena táctica de crianza es trabajar con base en la autonomía para asegurarse que nuestros niños crezcan con la suficiente seguridad para realizar actividades por su cuenta y que encuentren mayor facilidad a la hora de socializar con otros.

  • Dales tiempo a solas para que se reconozcan e identifiquen su entorno y las actividades que disfrutan.
  • En la medida de su desarrollo, que comiencen a comer solos o dormir en su propia cama y cuarto.

2. Crianza a través de la creatividad

En un mundo en el que Internet está moderando muchas de nuestras acciones de socialización, es clave volver a lo básico y enseñar a nuestros niños a experimentar con la creatividad, sin ayudas tecnológicas de por medio. Pintar, cantar, tocar un instrumento, leer. Algunos padres están comenzando por alejar la televisión y enfatizar en que sus hijos se conecten de manera mucho más auténtica con su entorno.

  • Pintar es una gran herramienta para establecer vínculos con tus hijos y de ellos con el entorno, a través del color y la creatividad.
  • Esta táctica de crianza permite además que los niños crezcan sin ser afectados por estereotipos o etiquetas, muchas de las cuales provienen de los medios masivos de comunicación.

3. Conecta la crianza de tu hijo con la naturaleza

Digamos que se trata de una táctica de crianza hacia lo espiritual, que se enfoca principalmente en respetar la individualidad de los niños, haciendo que cada uno desarrolle sus propias creencias, sin que exista una influencia sobre ellas. El contacto con la naturaleza en la crianza ayuda a:

  • Criar niños más tranquilos y con mayor sensibilidad.
  • Educar niños con valores en torno al cuidado de la tierra y el medio ambiente.
  • Asegurar que los niños se formen con valores de auto confianza y respeto por el otro.

4. Es la realidad de tus hijos, no la tuya

Existe una tipo de crianza muy peligrosa y es la conocida como la narcisista, donde los padres reflejan sus propias necesidades y frustraciones. Por ejemplo si eres un padre o madre de familia que le tiene miedo al agua, terminarás por transmitir este miedo a tus hijos. Esto aplica también pera los padres de familia que tienen algún sueño frustrado y al tener hijos quieren que ellos los hagan realidad.

Este tipo de crianza afecta seriamente a tus hijos, en la medida que crecerán con miedos, frustraciones e inseguridades que realmente no los identifican. Lo importante aquí es respetar la individualidad de tus hijos, dejando a un lado tus necesidades y dudas.

Por el contrario, debes:

  • Promover que tus hijos prueben diversas actividades, aun cuando tú no las hayas practicado nunca. Eso les dará seguridad y les ayudará afrontar la vida sin miedos.
  • El ‘Sí, claro que puedes hacerlo’, en cambio del ‘Ten cuidado, no lo hagas’. La idea es que promuevas un lenguaje positivo con el que se sientan confiados.
  • Motivar el disfrute sobre la competencia. No se trata de educar para ser mejor sino para divertirse y aprender.
5. Crianza basada en la disciplina y el reconocimiento de los logros

Sin duda la disciplina bien llevada es importante. Ayuda a generar valorar los logros y a trabajar para hacer realidad objetivos y sueños. Lo importante es que los padres comprendan que es necesario encontrar un equilibrio y que una cosa es promover la disciplina y el cumplimiento de reglas, y otra muy diferente ser autoritarios y duros con sus hijos.

  • Actúa para dar ejemplo. Si eres un padre que basa la educación de sus hijos en la disciplina, lo principal es reflejar eso para que ellos no reciban mensajes confusos y sientan, además, que la disciplina y el cumplimiento de reglas es recíproco.
  • Maneja la disciplina teniendo en cuenta las capacidades de tu hijo. No presione su desarrollo en este sentido.
6. El estilo permisivo democrático

Esos padres que no castigan y que más bien optan por ser muy cariñosos y basar todo en la comunicación con sus hijos. Puede ser bueno en la medida que no se confunda permisivo con absolutamente despreocupado. La idea es que construyas una relación basada en la confianza, donde todos opinan y donde el padre o madre no sean vistos como una figura de poder o autoridad. Es decir, donde todos son iguales.

  • Acostumbra a que las decisiones de familia se toman en consenso, eso fomentará en tus hijos un espíritu de inclusión y respeto por la opinión contraria.
  • Con esta táctica de crianza puedes hacer que tus hijos identifiquen por su cuenta sus errores, a través de la autoevaluación, siendo más conscientes de las consecuencias de sus actos.

Como en todo proceso no existe una verdad absoluta y ninguna táctica puede verse mejor que otra. El truco está en encontrar el equilibrio y también en intentar complementar una y otra para conocer cuál es tu estilo y con cuál método o tácticas te sientes más cómodo y seguro a la hora de interactuar con tus hijos.

Comparte con nosotros tus opiniones en la sección de comentarios, nos encantará conocer tus propias experiencias ¡Hasta la proxima!

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmailFacebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Comments

comentarios

Leave a Reply